¿QUÉ ES UN ESPELEÓLOGO?



No sabía que fotos poner que acompañasen la definición de espeleólogo, así que buscando he encontrado estas de un espeleólogo en la fiesta de Pio de Sajambre, descansando de la campaña en Picos de Europa. ¡No solo de agujeros vive el hombre!... los de Donuts, si.


Quizá estarás pensando: Vaya tema para un artículo. Vaya tontería de tema. Ahora viene Joan a definirnos espeleólogo, con la de diccionarios y libros que abordan este tema desde hace decenas de años.

Primero de todo decirte porque escribo este artículo, que por cierto voy improvisando sobre la marcha, porque no sé que voy a escribir, no tengo guión previo. Hace días una tal Mónica hizo un comentario en otro apartado de este blog, concretamente en el artículo llamado “Disertaciones sobre espeleología”, este comentario es “Interesante tu artículo Joan. Pero creo que te has dejado una cosa fundamental. Echo de menos la definición de espeleólogo, derivado de eso se pueden entender muchas más cosas de lo que a priori parece.”.

Me planteé en diferentes momentos contestar tal propuesta, pero ya casi me había olvidado del tema, cuando recibí un correo de Mónica en el que me invitaba de nuevo a darle una definición de espeleólogo. No tuve más remedio que comprometerme a escribir dicha definición en este blog y acto seguido recibí otro correo muy interesante de Mónica en el que me marcaba algunas pautas (no lo reproduzco por aquello de la privacidad).

Primera sorpresa. Busco en un libro que tengo desde el año 1998 “Manual de espeleología” de José Martínez. En el mismo prologo aparece la palabra “espeleólogo” pero en todo el libro no veo ninguna definición de espeleólogo, al menos en una lectura rápida. El capítulo dedicado a la historia de la espeleología comienza hablando de los hombres prehistóricos y llega hasta la espeleología actual sin señalar un punto en el que el individuo pasa de ser persona que entra en las cuevas a ser espeleólogo. ¿Quizá solo por entrar en una cueva ya somos espeleólogos?, ¿quizá los animales que viven en las cavernas o entran esporádicamente son espeleólogos?. Si cogemos a nuestro perro y lo llevamos a una gruta, ¿será a partir de ese momento un perro espeleólogo?.

A continuación repaso varios libros sobre espeleología que tengo por casa y no encuentro ninguna definición de espeleólogo pero si de espeleología. ¿Qué quiere decir esto?. La conclusión más fácil es pensar que no se define espeleólogo porque es algo muy evidente y claro. Pero yo sé que no es así, muchas personas ni tan solo han oído esa palabreja en la vida.

Entonces, quizá las dudas que tenía Mónica eran bastante fundamentadas. Quizá quien se haya identificado con el primer párrafo de este artículo ahora comience a dudar.

Como diría Chiquito: Al ataquerrrr.

¿Basta con entrar en una cueva para ser espeleólogo?. Yo creo que no, hace falta algo más que entrar una vez o dos o tres. Pero ¿Qué más hace falta?.

¿Hace falta una cantidad de tiempo determinada para ser espeleólogo?. ¿Se es espeleólogo la primera vez que se entra en una cueva o tienen que pasar meses o años?.

¿Hace falta conocer a fondo el mundo de la espele para ser espeleólogo o se puede ser espeleólogo yendo a menudo a las cuevas o simas sin conocer la formación de las cavidades y su evolución?.

¿Es espeleólogo aquel que hemos definido como espeleólogo pero maltrata las cuevas o sus habitantes?.

¿Cuándo hemos conseguido ser espeleólogos lo somos siempre?. Quien haya conseguido “ser espeleólogo” y deja la actividad ¿Deja también de ser espeleólogo?. Una persona casada cuando ya no está con su pareja deja de ser casada y pasa a ser separada, divorciada o viuda.

Un zapatero que el domingo juega al futbol con los amigos nadie lo definiría como futbolista, sería un zapatero al que le gusta jugar al futbol, pero si los domingos fuese a las simas quizá sería definido como zapatero y espeleólogo. ¿Tal vez la diferencia está en que un “futbolista” es aquel que vive del futbol?. Si el dinero es lo que marca la diferencia, ¿Cuántos espeleólogos hay en el mundo?.

A continuación tenemos la definición que encontramos en la Wikipedia sobre espeleología (ni que decir tiene que no define espeleólogo) y que, como todas las definiciones, relaciona espeleología con ciencia:

La espeleología (del griego σπηλαιου spelaion que significa cueva y -logía, tratado), es una ciencia cuyo objeto es el estudio de las cavidades subterráneas. Considerado el padre de esta disciplina, el francés Édouard Alfred Martel (1859-1938) inició las primeras exploraciones científicas y en 1895 fundó la Sociedad Espeleológica.
En aquellas ocasiones en que su práctica se asemeja más bien a un
deporte, sería más apropiado denominarla espeleísmo; aunque, no deja de tener sus orígenes en una ciencia que estudia la morfología de las cavidades naturales del subsuelo.

De todo ello podemos deducir que para ser espeleólogo hay que ser científico y la mayoría de los que nos consideramos espeleólogos no lo somos. También podemos considerar espeleólogo a una persona que no ha entrado nunca en una cueva pero se dedica a estudiarlas desde su casa. Si Martel es el padre de la espeleología antes no había espeleólogos, lo cual es curioso porque las cuevas siempre han estado ahí y las gentes han entrado en ellas.

Respecto a la palabreja “espeleísmo”, que yo no conocía con anterioridad, quizá sea la más apropiada para la mayoría de nosotros. ¿Soy espeleólogo o soy espeleísta?. Por cierto mi corrector del Office 2007 no acepta esa palabra.

Hemos avanzado algo. Yo soy espeleísta. Pero qué pasa si voy a una tienda especializada en espeleología y pido material para practicar espeleísmo. ¿Me entenderán?. Da lo mismo. Yo a partir de hoy soy espeleísta ¡¡¡y llevaba 14 años siendo espeleólogo!!!. ¿Qué pensarán mis amigos cuando sepan que nunca he sido espeleólogo?.

Como veo que si me voy enrollando no acabaré nunca, ya que podría estar escribiendo varios días sobre este tema, voy a ir concluyendo un poco a saco.

Las palabras no son más que un instrumento para comunicarnos y como todo en esta vida, no son perfectas, necesitan de la compañía de otras palabras para lograr una definición más concreta. Por tanto, un “espeleólogo” es algo poco claro. Hay que añadir otras palabras: espeleólogo ocasional, espeleólogo vocacional, espeleólogo de sentimiento… Si en lugar de añadir una palabra añadimos dos, tres o varias, conseguiremos definir mejor lo que es un espeleólogo y es más, buscar una definición específica para cada persona que se mete en simas y cuevas.

Aquí podríamos plantear otro tema: ¿En que se parecen las palabras a los espeleólogos?. Primeros apuntes: necesitan de otros elementos similares para conseguir sus objetivos, el trabajo en grupo los hace mejores…

Yo de momento me quedo para mí con la palabra “espeleísta”.

Este artículo se lo dedico a Mònica Bulló Bonet, que aún sin conocerla, ha conseguido que tenga una tarde casera muy entretenida... y cada uno estaba en su casa. jejeje

5 comentarios:

monica dijo...

Empezaré a pensarme si darte ese beso que me pediste ;-)

ya ves cuánto hemos aprendido esta tarde....un placer conversar contigo

R,Ruiz dijo...

Seria escrito sin guion pero muy bueno.
Un saludo.

monica dijo...

Querido Joan, pides mucho!! Pero bueno, haré caso a esa petición y colgaré el escrito que ya te envié por el privé.
Básicamente empezaba diciendo que como me diste un tirón de orejas por no responder a tu artículo pues que me lo había leído con detenimiento y te felicitaba, a pesar de que te habían quedado algunos flecos. Decía también que para empezar no está del todo mal ;-) Dices que no encuentras definición de espeleólogo en la bibliografía, eso puede ser básicamente debido a dos cosas, la primera sería que no has buscado bien, y la segunda que los espeleólogos no tenéis definición (ah no ¡! Que tu eres espeleísta!! jejejeje Pues si miras el diccionario de la Real Academia Española verás que lo define como aquél que se dedica a la espeleología, sin especificar si es a jornada completa o con dedicación parcial, lo cual nos sitúa nuevamente sobre una disquisición. A su vez si en un Google pones espeleísta verás la cantidad de registros que te salen (entre ellos sale tu blog of course!!) y verás que no es para nada una palabra nueva y que incluso alguna gente llegaría a entenderte con ese término. Dices que las palabras están para entenderse, y eso es estrictamente cierto siempre y cuando se utilizen en el contexto en el cual los demás nos entiendan con lo cual desde un punto de vista estricto pues probabemente el término espeleólogo a pesar de que tiene definición se utiliza de manera incorrecta. Así pues buena parte de los comentarios que realizabas en tu artículo de disertacions sobre espeleología sea más comprensible si lo emmarcamos en el término de espeleístas. Y todo esto deriva de la curiosidad de una …viendo a su alrededor gente que se equipan con un croll, un puño, tal vez un patin, stop, un arnés más específico, y hoy se llaman Antonio y mañana son Don espeleólogo. Entonces una analiza la historia evolutiva y se da cuenta que las cosas no cambian de hoy para mañana….y se pregunta por que ella con su croll y su puño, un arnés de escalada, sin mono ni más material no se define como espeleóloga. Entiende que espeleólogo sería un científico (definimos este término?) y se pregunta cuáles de los denominados espeleólogos tienen características de científico. Sigue indagando en la red y descubre una serie de fotos de gente diversa, de naturaleza diversa pero que en muchas de ellas los 'espeleólogos' se fotografían al lado, encima, rodeando, etc…formaciones que estaban vivas hasta que enjuagaron sus lágrimas centenarias en las nuevas fibras textiles de los flamantes monos espeleológicos….y en realidad se convierten más en un objetivo para enseñar a los amigos que no en lo que son en realidad, estructuras frágiles continuamente cambiantes….Tal vez desde esta perspectiva resulte más fácil entender ciertas disertaciones, al menos a mi me resulta algo más fácil. Así pues, para mi y desde la ignorancia, espeleístas hay muchos, espeleólogos muy pocos…..a pesar de ello qué más da el término…en el fondo los 'espeleólogos' seguirán bajando a las profundidades, y yo esperaré el momento para volver a hacerlo…..Lo mejor de todo esto, y con toda sinceridad, ha sido el poder compartir algunos correos contigo. Siempre es un placer hablar con alguien como tu.
Y ahora sí, acabo con ese beso que me pediste.

Mo

Alfredo dijo...

Estoy dando mis primeros pasos en esto y he leido con mucho interés el artículo de Joan, donde,(si no he entendido mal) plantea la controversia entre espeleólogo y espeleísta dependiendo de si la dedicación es por deporte o por ciencia.
Lo primero que he hecho como buen internauta es acudir a la definición de wikipedia que meciona en su artículo y sorpresivamente, poco después del texto citado en él, he hallado una explicación más completa y a mi modo de ver el tema más "auténtica". Cito textualmente: "Esta ciencia en origen, no puede de ningún modo dejar de considerarse deporte, pues el científico que pretenda estudiar el mundo subterráneo, se verá obligado a ser deportista para superar el exigente esfuerzo que la progresión en dicho medio le demanda, así como el dominio de los aparatos y técnicas que le sirven para moverse bajo tierra. Del mismo modo, el espeleólogo que simplemente por deporte se introduce en una cueva, acaba sintiendo por ella curiosidad más allá de la simple práctica deportiva: interés por su geología... (estalactitas, estalagmitas... en cavidades de origen kárstico; estafilitos, cornisas... en cavidades de origen volcánico, etc.); por su biología... (existen formas de vida con distinta adaptación al medio subterráneo, desde seres que simplemente entran en las cavidades para cumplir determinados ciclos biológicos -como por ejemplo los murciélagos para criar- u otros que están totalmente adaptados a la vida bajo tierra y morirían fuera de ese hábitat (son los denominados troglobios, y en su mayor parte son invertebrados)."

Sin ánimo de desmerecer lo más mínimo el trabajo de Joan, sino más bien con el ánimo de enriquecerlo, debo decir que se me hace dificil creer que la gente que se dedica a esto, después de tanto esfuerzo tan poco agradecido (creo), no sienta curiosidad e interés por alguna que otra maravila que encuentran ahí dentro.

Así también aprovecho para apuntar que le hecho en falta a la definición de espeleólogo/espeleista alguna coletilla apuntando al respeto/amor por la ecologia y conservacio del medio natural que obligatoriamente creo que debe ir ligado muy estrechamente a esta actividad.

Saludos,

Alf

Anónimo dijo...

somos unos espeleos a secas, sin losgos y sin istas