GEXXI - SISTEMA DE ALBA

El pasado fin de semana es uno de los que más personas se han movilizado a lo largo de la historia del GEXXI, concretamente nos hemos desplazado a tierras oscenses un total de 12 personas. La travesía del Sistema de Alba la hemos llevado a  cabo 7 compañeros y el resto han hecho descenso de barrancos, montaña y otras actividades.

A lo largo de la tarde del viernes nos reunimos en Benasque la mitad de la expedición y aprovechamos para ir de tiendas, pasear, etc. En la mañana del sábado desayunábamos en el hotel de Cerler donde nos alojábamos la mayor parte del grupo. Poco después de las nueve de la mañana nos reuniamos en los Baños de Benasque con otros dos compañeros que habían acampado en la zona y más tarde con otro compañero que venía desde casa.

La aproximación hasta el Lago de Alba nos supuso entre 1h 30 y 1h 45 minutos. Después de comer algo y equiparnos comenzamos a entrar por el estrecho agujero que nos llevaría a un mundo desconocido e inhóspito para la mayoría de los mortales.

Como éramos 7 personas teníamos la posibilidad de hacer un grupo de 4 y otro de 3 o entrar todos juntos. La opción elegida fue la segunda. Aunque era la alternativa más lenta para progresar nos permitía disfrutar y sufrir con todos los compañeros y no solo con alguno de ellos.
Sin ningún problema especial llegamos a la Sala Maldita al cabo de tres horas, habiendo presenciado previamente una gran cascada de agua que era el preludio de lo que encontraríamos posteriormente en la cascada característica de la cavidad.

Después de una pequeña parada para comer y descansar, proseguimos por la vía nueva, como estaba previsto. Al poco rato te encuentras con dos largos pasamanos, uno inferior y otro superior, que van a parar la mismo sitio. Las dos opciones son bastante incómodas asi que, para agilizar la progresión, lo más aconsejable es que una parte del grupo pase por un pasamanos y el resto por el otro.
A lo largo de esta vía encontramos algunos lugares que merecen una pequeña pausa para disfrutar de las diferentes formaciones.

Una vez en la Sala Leonor pudimos contemplar la siempre impresionante cascada que, en esta ocasión presentaba, posiblemente, el caudal más grande que he visto en las diferentes ocasiones que he realizado esta travesía.
En este punto ya podemos empezar a pensar en la salida. Aún faltan dos o tres horas, pero ya podemos ir poniendo el reloj interno en cuenta atrás hacia la boca de la Cueva de Alba.

Una vez en el exterior y después de 10h 30 minutos de travesía, solo faltaba media hora adicional para llegar a los coches. A las 12 estábamos en el aparcamiento, donde los compañeros que no habían realizado la travesía nos esperaban.
A partir de este momento, un par de compañeros marcharon directamente para casa y el resto nos quedamos a dormir en el hotel. En la mañana del domingo otros dos compañeros marcharon, otros fueron a hacer barrancos y el resto pasamos una nueva jornada muy interesante haciendo turismo de ciudad y gastronómico. Aunque no apetecía volver a casa, a media tarde emprendimos en regreso.

En definitiva, un fin de semana muy completo, con una actividad amplia y en buena compañía... ¿Que más se puede pedir?. 

PD. Mientras escribo este artículo me llega la noticia de que ha nacido Biel, el hijo de Lidia y Miquel. Esperemos que dentro de unos años sea el quien pueda escribir un texto similar a este.
Aún no tengo ninguna foto... pero para hacernos una idea...

MOLTES FELICITATS I ENHORABONA!!! 
 

1 comentario:

eduardo dijo...

Que bruto con la descripción de la entrada parece que nos hubiéramos adentrado en el infierno , cosa que hubiera preferido por el tema del frío.
Muy bueno el artículo , las fotos muy chulas y la modelo la mejor.