BTT - VÍA VERDE OJOS NEGROS



Seguir el trayecto de la Vía Verde Ojos Negros (la de mayor recorrido de España) hacía meses que rondaba por nuestras cabezas, finalmente hemos encontrado el momento propicio para  realizarla.
La Vía Verde(tramo acondicionado y señalizado) tiene 160 kilómetros aproximadamente, por lo que no cubre todo el recorrido original de los trenes que transportaban el hierro desde la mina al mar. Nosotros, desde el principio, teníamos claro que queríamos comenzar en las minas por lo que de entrada teníamos que añadir unos kilómetros, pero como además, por cuestiones logísticas, nuestro hotel estaba situado en Monreal del Campo debíamos añadir unos kilómetros más, en total 50 Km. extras antes de llegar a Santa Eulalia (inicio de la vía verde).
Todo eso respecto al inicio, pero también decidimos acabar donde acababa el tren en su momento, por lo que nuestro trayecto se alargaba también por la parte final.

En total, incluyendo el trayecto desde la estación de RENFE de Monreal del Campo a la estación de Sagunto, más desvíos para ir a comer y dormir en los pueblos hemos realizado unos 250 Km. A lo que hay que añadir el tramo hasta Puerto de Sagunto y volver a Sagunto (otros 20 Km. aproximadamente).

Cuando pensé por primera vez en esta vía no contaba hacerlo con alguno de los que han formado equipo conmigo y daba por seguro que vendrían algunas personas que no han venido, estamos en un mundo cambiante con millones de micromundos cambiantes. La única previsión segura es el presente.

Para hacer el recorrido hemos necesitado 3 días y medio día:
Viernes por la tarde para ir desde Manresa (Barcelona) hasta Monreal del Campo los cuatro participantes (Marta Altimiras, Ramón Martín, Jordi Riera y yo) en el coche amablemente prestado por Marta Reyes.
Sábado y domingo para realizar la mayor parte del trayecto y lunes para acabar la ruta, regresar en tren al inicio y volver en coche hasta casa (en realidad llegamos a las 2 de la madrugada del martes).

El principal problema que encontramos Jordi y yo cuando comenzamos a preparar la excursión fue como transportar las bicicletas desde el final del recorrido hasta el inicio, donde tendríamos el coche. Buscando por internet no encontramos a nadie que explicase como lo había hecho y si noticias que hablaban de un máximo de tres bicis por tren y con limitaciones. Buscamos como alternativa usar un taxi pero suponían entre 200 y 300 euros por el trayecto, algo caro para nuestro presupuesto. Finalmente, Marta encontró información en la siguiente pagina: 


Marta hizo todas las gestiones necesarias y descubrió que es posible llevar más bicicletas pidiendo permiso previamente. En nuestro trayecto en tren, el interventor nos comentó que desde hace un par de meses está permitido llevar más de tres bicicletas por tren según el criterio del interventor, pero que para evitar problemas y debido a que los trenes no tienen mucho espacio apto para llevar bicicletas es mejor pedir el permiso.

En cuanto a los sitios para dormir se ocupó Ramón. Localizando y reservando el hotel para el primer día y obteniendo un listado de los lugares que encontraríamos por el camino pero que no reservaríamos para tener libertad para decidir el punto de parada a nuestro estado físico y otras circunstancias.

El esquema de nuestra Vía Verde de Ojos Negros, es el siguiente:
 
Viernes 23/03/2012. En torno a las cinco de la tarde, ya estamos los cuatro en el coche e iniciamos nuestro largo viaje hasta el que será nuestro punto de salida de la ruta al día siguiente. Tras unas tres horas de conducción decidimos parar en el primer pueblo que encontremos. El azar nos lleva a Paniza; en el primer restaurante que preguntamos nos informan que los viernes no ofrecen cenas, así que nos vamos a un bar que habíamos pasado de largo con el coche. A priori pensamos que, como mucho, nos harían unos bocadillos, pero, cual no sería nuestra sorpresa cuando acabamos cenando canapés variados (incluyendo uno con trufa natural) y deliciosa carne. Además el dueño nos explicó diversas cosas, entre ellas sobre la cocina de la trufa, y como aprovecharlas al máximo para optimizar el alto precio que tienen en el mercado. También nos enseñó unas cuantas unidades que estaban aromatizando huevos de gallina. Muy curioso e interesante.
Tras la opípara cena seguimos nuestro trayecto hasta Monreal del Campo, donde teníamos reservadas dos habitaciones en el Hotel situado en el área de servicio (teléfono 902 903 016. 31 euros la habitación doble). Relación calidad-precio muy buena.
La elección de esta ciudad ha sido, como comentaba en la introducción, porque es la que consideramos más optima para regresar el tren desde el final de la ruta hasta el inicio, donde tendríamos el coche aparcado.

Las distancias que expresaré a partir de ahora son aproximadas y redondeadas al kilómetro entero más próximo y según el cuenta kilómetros de la bicicleta. El GPS acostumbra a marcar un 3% menos. Solo daré información que crea que pueda ser útil o interesante, por lo que no expondré todos los detalles de la ruta.

Sábado 24/03/2012. Nos desplazamos con el coche desde el hotel, situado a las afueras del pueblo, hasta cerca de la estación de tren, donde dejaremos el coche aparcado. El día se presenta perfecto para ir en bicicleta. Iniciamos el recorrido a las 8:30 horas de la mañana.
Los primeros 14 kilómetros hasta el pueblo de Ojos Negros son por una carretera principal (N-211) con amplio arcén y una secundaria (el desvío está señalizado como "Ojos Negros"), pero en ambos casos con circulación escasa.
Esos ojos negros...
Molino de viento.
En el kilómetro 21 llegamos a la torre de carga de trenes de la mina, para ello nos tenemos que desviar unos 500 metros del trayecto que estamos siguiendo, pero no puede faltar una foto en este lugar.
Vista general de las minas.

Los 4 con nuestras máquinas.


Las vías cortadas por un camino en la zona aún no acondicionada.

 
En el kilómetro 45 nos despistamos siguiendo el track y seguimos en torno a un kilómetro pedaleando en medio de las vías, sobre la gravilla y las traviesas, como experiencia no esta mal, pero no es necesario.


En el Km. 50 llegamos a Santa Eulalia, donde se inicia la vía verde acondicionada como tal. Hasta ahora todo era tramo de enlace y algún pequeño tramo acondicionado pero no señalizado como vía verde.
Inicio de la vía verde.
En torno al Km. 70, el camino esta desviado por el trazado del AVE que ha cortado el camino. Encontramos a faltar una buena señalización del desvío.

Paisaje.
Casa cueva. A lo largo del camino encontramos bastantes.
Sobre las 6 de la tarde y tras 92 Km. llegamos a Teruel, tras habernos desviado unos tres Km. de nuestra ruta. Creemos que es un buen momento para parar porque podremos disponer de una amplia oferta hotelera y tendremos la oportunidad de visitar una capital interesante. 
Aquí optamos por dormir en "Habitaciones Norte" (Tel. 978 608 793 / 636 952 945. 35 euros la habitación doble). Relación calidad-precio muy buena. Está situado a la entrada de Teruel, aún así después se llega en pocos minutos caminando hasta el centro de la capital).
Teruel.

Teruel.

Teruel.

Teruel.
Esta etapa es la más difícil de las tres porque la tendencia predominante es de subida, aunque en ningún caso hay grandes desniveles. También comprende el tramo más bonito de la ruta, que es precisamente hasta el inicio de la vía verde.


Domingo 25/03/2012. El día amanece con una climatología perfecta para ir en bicicleta. En los alrededores de nuestro hotel no encontramos ningún bar abierto, así que acabamos desayunando en una gasolinera, muy bien por cierto.
Tras un buen rato pedaleando paramos en un bar de Puebla de Valverde para comer un bocadillo, ya que la vía verde pasa a escasos metros del mismo.
Para la hora de comer nos decidimos por un restaurante de Barracas, para lo que nos tenemos que desviar en torno a un Kilómetro.
En el Km. 210 del acumulado (120 aprox. del día) nos detenemos para dormir en Segorbe, ciudad a dos o tres kilómetros de la ruta. Hay oferta hotelera variada y es suficientemente atractiva para pasear tras la ducha reparadora y antes de la cena.
En esta ocasión pasaremos la noche en el Hotel María de Luna (Tel. 964 711 313. 63 euros la habitación doble con desayuno buffet libre).

La primera mitad de la etapa exige pedalear casi todo el tiempo ya que abundan los tramos llanos y en subida (siempre suaves), la segunda parte nos permite subir el ritmo de manera sustancial y avanzar kilómetros con rapidez. Es una etapa en la que se pasan por varios túneles y puentes. El paisaje va cambiando sustancialmente a medida que pasan los kilómetros.
 

 
 
 
 
 

Lunes 26/03/2012. Etapa que podríamos llamar de tranquilidad o seguridad o comodidad. Si se aprieta los dos primeros días se podría realizar todo el recorrido sin necesitar esta tercera etapa, pero disponer de ella nos permite disfrutar más de la ruta, no forzar el cuerpo y, en nuestro caso, poder coger el tren de las 17:15 horas, el único que nos sirve para regresar a Monreal del Campo (llega sobre las 20:00 horas).
Campos de naranjas sin recoger.
En el kilómetro 234 del acumulado llegamos al final de la vía verde. A partir de este punto se pueden seguir diferentes itinerarios. De los dos tracks diferentes que teníamos en el GPS intentamos seguir el más "campestre" que, en algunos tramos, incluso sigue la antigua vía, que esperamos algún día se acondicione como verde. La mayoría de los tramos son sin circulación rodada o muy escasa.
Fin de la Vía Verde Ojos Negros.


En el Km. 253 (246 según el GPS) llegamos a la estación de tren de Sagunto, donde compramos los billetes de tren y, aprovechando que tenemos varias horas libres, seguimos unos kilómetros más hasta llegar a Puerto de Sagunto, donde descansamos, comemos y algún valiente se da un baño en el mar.
Todo ha salido perfecto.

Pronto será la siguiente ruta.

Que te pillo...
 De regreso de nuevo a la estación cogemos el tren (hay un vagón con espacio para colgar tres bicicletas) y en unas dos horas y media llegamos de nuevo a Monreal del Campo. Durante gran parte del trayecto podemos contemplar la ruta que hemos seguido previamente en bicicleta.

Esos móviles con internet...

Ganchos para bicicletas.

Resumen de impresiones.

Para personas acostumbradas a ir en bicicleta con cierta frecuencia no debe presentar mayores problemas el realizar esta ruta. El pavimento, casi siempre, es asfalto o tierra compactada y los desniveles son muy progresivos, con pendientes "elevadas" escasas y cortas.

Climatológicamente hablando han sido unos días perfectos, que nos han permitido ir con una camiseta y algo de abrigo ligero encima. Durante los días previos había nevado y en las cumbres de las montañas y, a veces, al lado del camino, quedaban restos de nieve.

La compañía, como siempre, fantástica, con amplias oportunidades de dialogar y hacer bromas.

En cuanto al presupuesto hemos gastado unos 50 euros por día, es decir unos 200 euros, contando ida y vuelta en coche con 4 personas, tren desde el final del camino hasta el inicio (16,55 euros el billete), tres noches de hotel u hostal y todos los desayunos, comidas y cenas (nosotros solo llevábamos alguna cosa para picar).

Solo tres incidencias mecánicas, concretamente tres pinchazos. Cambiada una cámara delantera y los dos pinchazos de los neumáticos posteriores reparados con un spray que infla e inyecta líquido taponador. Esta opción es perfecta para evitar desmontar la rueda trasera con el incordio y perdida de tiempo que supone. También se rompió un soporte de una alforja, solucionado mediante la colocación de una brida.

Todo tiene solución.
Todos los túneles largos estaban iluminados correctamente menos uno, en los cortos la luz exterior era más que suficiente. De todas formas es aconsejable llevar algún sistema fiable de iluminación.

Llevábamos 1,5 o 2 litros de agua por persona y hemos tenido suficiente, también hay algunos lugares donde podemos llenar nuestras botellas.

El algodón no engaña.

Se acabó lo que se daba...

Si te animas, solo hace falta ganas y buena compañía.

2 comentarios:

Ramón Martín Cabeza dijo...

La ruta más que aconsejable para quienes, como yo, se inician en esto de hacer kilómetros y no deben castigarse demasiado el cuerpo.
El bar de Paniza se llamaba Los Arcos y fue una de las gratas sorpresas del recorrido. Especialmente por el extrovertido propietario.
Lo único que seguro que encontrará a faltar cualquiera que la haga es una de las cosas de las que más he disfrutado: la compañía de Joan, Jordi y Marta.

Isma Ii dijo...

Hola joan,las casualidades de internet me han llevado a tu blog. Tambien soy de Manresa y he leido tu cronica, me ha encantado y me ha venido como anillo al dedo.Estoy buscando información para hacer la ojos negros.El problema que tengo o tenia hasta que he visto tu blog era el problema del transporte hasta monreal del campo.Nosotros viajamos 4, mi mujer, mis dos hijos y yo.Yo suelo ser más partidario de dejar el coche en la llegada, es decir Sagunto, pero bueno ahora es lo de menos.Me gustaria, te pediria por favor, si me podrias informar de todos los pasos y precauciones que tomasteis respecto al tren. He mirado la pagina que has puesto y la verdad preferiria si me informarais vosotros. Te dejo mi correo. izquierdo15@hotmail.com
Te agradeceria mucho si me pudieras ayudar, ya que viajando con niños siempre se requiere un poco más de seguridad en planear los viajes.
Te dejo mi blog por si quieres echarle un vistazo
losdelatribu.blogspot.com

MUCHAS GRACIAS y un saludo.